Miércoles, 5 de junio

 

Un Dios amigo


Hay amigos que nunca nos resultan pesados, otros a veces nos resultan agradables, y en ocasiones, se nos hacen pesados.

Quizás Dios, el Amigo, sea en algunos momentos un amigo difícil; un amigo que no sentimos cerca o que nos parece, que no nos hace caso…y sin embargo hay que abrirle la puerta y dejarle que pase. Una vez dentro quizás descubriremos los efectos de su compañía.


Dios nuestro tú eres el Dios que pasa dejando regueros de vida. Visítanos y llénanos de vida y optimismo. Que siempre sepamos abrirte la puerta de nuestro corazón.