Lunes, 10 de junio

 

Sagrado Corazón de Maria


Bajo tu protección nos acogemos,

Santa Madre de Dios;

no deseches nuestras súplicas

que te dirigimos en nuestras necesidades;

antes bien, líbranos siempre de todo peligro, 

¡Oh virgen Gloriosa y Bendita!