Jueves, día 2 de diciembre

ORACIÓN POR LA FALTA DE PAZ



Danos, Señor, la paz – tu paz- de cada día.

La paz de no quedarnos del todo satisfechos;

de no encontrar ahora la meta apetecida,

ni el árbol misterioso de la sombra perenne;

de no beber el agua que nos deja saciados,

ni el vino que nos haga demasiado sabida,

demasiado segura la canción.


Que nunca desemboquen en el mar nuestros ríos;

que nunca encuentren un nido caliente nuestros pájaros;

que nunca nos cansemos de buscar los caminos más nuevo y más largos,

de escalar las montañas, de tocar los abismos.


Que nunca descansemos por tener ya instalado en su sangre

y su ritmo demasiado seguro el corazón.




 




Rezamos juntos el Padre nuestro / Gure Aita.




Comentaris